FILOSOFÍA

“Es una felicidad habitar una de las tres casas construidas por Michel Lewis en Tonahtico. El adobe, la madera, el ladrillo, la piedra volcánica, el cristal, los cantos rodados, los espejos de agua, los muros encalados, las tejas, las losetas de barro se organizan en estructuras que repiten los perfiles ondulantes de la naturaleza. Las arropan bugambilias, laureles, plátanos, jacarandas, moras, naranjos y limoneros; palmas, ficus, lotos y espadañas; casahuates y sangres de Cristo.

Hay una voluntad de equilibrio entre los espacios naturales y las construcciones. Un diálogo amoroso entre los interiores y los jardines que no tienen fin, porque sus perspectivas se prolongan en la vegetación del valle y trepan hasta las cimas caprichosas sobre las cuales a veces se desliza algún águila. Cada año, puntuales, llegan a su tiempo los inesperados quiebres en el viento de las golondrinas, el diminuto relámpago de los colorines, el canto de las primaveras, los gorriones y los cenzontles, alguna fúnebre parvada de chanates. En el estiaje las cigarras aturden y con las aguas aparecen en las noches estrelladas sapos y ranas y, de las cumbres magníficas, caen a la luz de la Luna los rumorosos listones de plata de dos o tres cascadas.

Todo esto parece natural, pero es obra del arte de Michel Lewis. Todo esto al pie de las Piedras Quebradas, del Lugar del Hacha de Cobre, de la cordillera que domina el Tepozteco, en el valle sagrado de Atongo, en Tonahtico, el Lugar del Sol.”

Felipe Garrido

Somos una compañía con principios ecológicos bien establecidos que ve cada proyecto como una oportunidad para lograr un espacio sano y sustentable, de paz, salud e inspiración para sus ocupantes y cuyo impacto al medio ambiente sea siempre positivo.

Nuestra inspiración viene principalmente de la inagotable belleza y efectividad del mundo natural, de la vida y de los procesos naturales. Aunque nuestros maestros y las distintas culturas mundiales que hemos conocido son también importantes.

Adaptamos nuestros proyectos a su entorno, basados tanto en los factores climáticos, geográficos y regionales, como en las soluciones históricas que otros grandes maestros y la sabiduría de los milenios nos han legado. Asimismo, integramos tecnología, materiales y equipos modernos para producir energía, calentar agua, reciclar desechos, mantener un control adecuado de temperatura y humedad al interior, etc. Todo de manera natural y sin tóxicos.

Como arquitecto insisto en que podemos contribuir a un mejor entorno, detener la degradación, regenerar el ecosistema en los pedacitos de mundo por donde caminamos y participar en la creación de un nuevo paradigma social que nos lleve a acciones coherentes con nuestros intereses básicos para trascender en una convivencia sana y armoniosa.

Aspectos de salud, alegría, regeneración, adaptación, confort, reciclaje y sustentabilidad son parte integral del éxito y la calidad de nuestra practica; Son tan importantes como la forma, la funcionalidad y la economía.